999-378916 info@libera.pe

Los problemas que surgen en la alimentación de nuestros niños no tienen que ver solo con la calidad y la cantidad de alimentos que vayan a consumir, sino también está relacionado con el entorno, los factores externos como la cultura, el estilo de vida de los padres, entre otros.

Un informe reciente llamado “Percepción y hábitos de salud de la población española en torno a la nutrición infantil” encuestó a 3.000 hombres y mujeres con sus hijos de entre 6 y 12 años, este trabajo ofrece estadísticas que revelan problemas relacionados con la alimentación de los niños. Con ello, en las siguientes líneas se detallarán los errores más comunes que pueden tener los padres con sus niños.

La obesidad, sobrepeso y el riesgo a la desnutrición infantil

En España el 65.9% de la población infantil están dentro de lo que se considera como el peso adecuado para su edad. Y de la parte restante el 8,1% padece de sobrepeso, el 9.6% entra en la categoría de obesidad y el 16.4% se encuentra en riesgo de desnutrición. En el Perú, el sobrepeso y la obesidad en niños entre los 5 a 9 años alcanza el 24.6% de la población, es decir 1 de cada 4 menores ya presenta una acumulación excesiva de grasa en su cuerpo.

La obesidad infantil es un problema a nivel mundial, en el 2017 se detectaron 42 millones de menores de cinco años por encima del normopeso. El crecimiento es exponencial, ya que en el 1990 había 32 millones y se estima que en el 2025 habrá 70 millones. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la considera una pandemia.

Percepción errónea de los padres

Según el estudio mencionado anteriormente el 42% de los padres tienen una percepción acerca del peso de sus hijos que no corresponde a la realidad. Mientras que el 13% no son conscientes de que su niño padece de obesidad o sobrepeso. Por ende, no hacen nada por remediarlo. Sin embargo, el porcentaje de padres que, si son conscientes que sus hijos sufren u obesidad o sobrepeso, no toman ninguna medida para solucionarlo.  En Perú estos resultados no se alejan de nuestra realidad.

Desayuno inapropiado

Solo 1 de cada 5 niños desayuna de manera adecuada, es decir, consumir un lácteo, un cereal y una fruta como mínimo. Si bien la mayoría consume lácteos, el 12% consume fruta y el 1% bebe zumos de fruta natural. Además del consumo de productos altos en azúcares como los cereales industrializados, piqueos y jugos envasados, los cuales son los mas desaconsejados por los nutricionistas, por su alto contenido de azúcares, grasas saturadas y otras sustancias poco saludables para los niños.

Menos horas de sueño de las necesarias

Según la institución estadounidense dedicada a la medicina del sueño, Fundación del Sueño, los pequeños entre 5 a 10 años deben de dormir una media de entre 10 a 11 horas diarias. Después de esa edad y durante toda la adolescencia, lo recomendado es que se duerma por lo menos 9 horas y 8 cuando ya son adultos. Sin embargo, la gran mayoría de los niños no llega a dormir las 10 horas recomendadas y un 4,3% no llega ni a las 8 horas.

Dormir menos de lo recomendable está asociado con el riesgo a padecer sobrepeso y obesidad. Además, provoca mal humor, irritabilidad, pueden sufrir problemas de crecimiento y tiene un peor rendimiento escolar y mas probabilidades de padecer depresión.

Poca actividad física

La actividad física es un complemento clave para la correcta alimentación y nutrición infantil, sin embargo, es otro aspecto que se descuida. La Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda que los menores realicen actividad física por lo menos una hora diaria con una intensidad moderada o alta. Lo que actualmente no es común debido a las “las nuevas tecnologías y condiciones socioculturales” que provocan sedentarismo.

A tomar en cuenta estos puntos para evitar cometerlos ya que influyen directamente en la alimentación de nuestros niños y por ende en su desarrollo y crecimiento. No te olvides que siempre es necesario asesorarte con una nutricionista para lograr lo mejor para tu niño.