999378916 info@libera.pe

En esta temporada las temperaturas se elevan mucho en nuestro país y ni que hablar de la sensación térmica. Todos somos propensos al golpe de calor si realizamos actividades que nos mantienen bajo el sol. Sin embargo, las mujeres durante el embarazo son más vulnerables a sufrir un golpe de calor y la exposición al sol prolongada puede dejar manchas en su piel.

A tener cuidado con el calor durante el embarazo

El aumento de temperatura puede aumentar o agudizar los malestares que se pueden presentar en las futuras madres. Como el cansancio y la sensación de fatiga. Por otro lado, la combinación de estos dos ingredientes puede suponer una dura batalla para las mujeres ya que puede ocurrir un aumento en la presión arterial, lo que resulta
aún más complicado.

¿Qué es un golpe de calor? … implica un colapso en el funcionamiento normal del organismo de la persona, en este caso de las mujeres embarazadas, y por ende deja de trabajar del modo adecuado. Y esto puede afectar tanto a la futura madre como al bebé. 

Las posibles complicaciones son: deshidratación, taquicardia o fallo circulatorio por las altas temperaturas.

Por ello, es importante que tengan en cuenta los siguientes consejos para este verano:

1° CONSEJO: La hidratación es la clave en el embarazo

La recomendación del consumo de agua es de 2 litros por día aproximadamente; sin embargo, durante el embarazo se debe tomar más agua de lo habitual y mucho más si el ambiente presenta temperaturas elevadas.

Una hidratación adecuada alivia, además, algunos malestares comunes como el estreñimiento de las gestantes, las infecciones urinarias y la retención de líquidos.

Agua, zumos y refrescos son lo ideal para hidratarse en el verano. Una buena idea es llevar siempre consigo una pequeña botella de agua y rellenarla ni bien se acabe. O se puede consumir de 1 a 2 vasos de agua después de cada comida (5 comidas en el día).

2° CONSEJO: Cambios en la alimentación durante el embarazo

Siempre hay que adaptar el plan nutricional de acuerdo con las exigencias de la estación, en este caso el verano. Durante los meses de calor, la gestante necesita alimentos que le ayuden a cubrir una buena hidratación, además de los nutrientes necesarios.

Esto se puede lograr con las frutas y verduras de temporadas, además de los lácteos frescos. Así se evita la sensación de pesadez que producen algunos platos característicos del otoño o invierno.

¡A ponerlos en práctica para este verano!

Abrir chat
1
Hola, gracias por comunicarte con Libera😀
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by