¿Cómo afecta el estado emocional en el aprendizaje?

Actualmente los educadores consideran el del alumno, como un aspecto significativo vinculado a problemas en algún área del . Y ¿Cómo se da esto? ¿Acaso lo intelectual, tiene que ver con lo emocional?. En el presente artículo vamos a publicar un caso real que nos permitirá entender la dinámica de esta realidad, para ello utilizaremos reservaremos al nombre real, y cambiaremos algunos de los datos recopilados, respetando así la confidencialidad.

Por favor, atención padres, tutores y profesores.

Mateo es un niño de 7 años, que vino a terapia referido por su profesor, quien consideraba que sus problemas para articular palabras tenían que ver con aspectos emocionales. En el primer contacto con él, se observó timidez, poca espontaneidad y esperaba ser dirigido en la entrevista. Al comenzar a conversar con Mateo, se pudo apreciar poco movimientos en los labios, hecho que físicamente interfería con la comprensión de lo que decía. Luego, cuando se conversó con los padres, ellos mencionaron que a pesar de esto, tenía buen rendimiento escolar, no tenía complicaciones físicas, siendo un niño sano y que además en casa solía mover más los labios.

Al cabo de unas sesiones, él nos informó que su mamá tendía a estar preocupada por el qué dirán, motivo por el cual le sugería a sus hijos: “tengan cuidado con lo que hablan, porque la gente tiende a juzgar lo que decimos”. Esta frase la repetía constantemente en especial, cuando salían a reuniones de la familia del papá. Además, nos contaba que si él y sus hermanos no cumplían esta indicación, la mamá les llamaba la atención, ante lo cual Mateo se sentía triste, como si traicionara a los padres, en especial a ella. Él opto por hablar con un tono bajo intentando no mover los labios, así solo con quien estaba hablando podía saber lo que decía, y si alguien (que no debería escuchar la conversación) quería saber lo que hablaba, entonces no podría escucharlo.

De esta manera Mateo podía cumplir con la regla materna, de tener cuidado de lo que se dice. Esta “estrategia” era empleada desde que se encontraba en inicial, no queriendo participar en las prácticas de la clase donde tenía que pronunciar las palabras con claridad.

En las citas con los padres, era claro que tenían problemas en su relación de pareja, debido a infidelidad del esposo. A parte la mamá no tenía buena relación con la familia de este, ya que recibía frecuentes críticas y “calumnias”, por ello le decía a sus hijos que tengan cuidado con lo que conversaran para que no los puedan calumniar y no sean lastimados, en otras palabras estaba proyectando sus dificultades a sus hijos, en vez de buscar una solución adulta para esto, como por ejemplo ignorar los comentarios.

Poco a poco los padres comenzaban a entender la importancia de que un niño sea espontaneo y que la censura excesiva basada en la creencia errónea de que saldrán lastimados por lo que dicen, lo único que ocasionaría sería temor, inseguridad y desconfianza.

Por su parte Mateo, al recibir apoyo de sus padres, ya sin esa absurda regla y con atención psicológica, logró retomar su parte infantil, la cual estaba siendo perdida, tornándose más espontaneo y comenzando a articular bien las palabras porque ya no había nada que temer.

Este es un caso que ejemplifica un fenómeno que en consulta vemos con frecuencia, pero que algunos padres, maestros y aún algunos terapeutas dejan de lado y es que las personas somos seres integrales.

Entonces padres, si su hijo tiene problemas de aprendizaje, es importante hacer un análisis más profundo como en el caso de Mateo. Así mismo, si es necesario siempre estará la posibilidad de recibir apoyo de un profesional.

Recuerden que nadie nació sabiendo cómo ser un buen padre, ni existen universidades que nos preparen para tal función, así que está en cada uno de nosotros la libertad y responsabilidad de ir aprendiendo en el camino tratando de no repetir los mismos errores y cosechar los frutos de nuestro aprendizaje.

Verónica Cagigao

Antonio Henderson

Psicólogos de Libera

Libera

Servicios de Psicología y Nutrición

Calle Manco Capac Miraflores (altura 10 de Larco)

                                                                                                                                                                                        

Consúltanos tus dudas o separa una cita

Teléfono: (01)242 3590

Celular: Movistar: 999 378 916- 999 955 532/ Claro 969 769105

Escríbenos al correo electrónico  info@libera.pe

Author: Libera

Somos un equipo de profesionales especialistas en psicología y psiquiatría, comprometidos con el desarrollo personal de nuestros clientes, respetando su individualidad en valores y sentido de vida. Contamos con la experiencia, dedicación y empatía para hacerlo. ¡Estaremos acompañándote en el camino a tu bienestar!

Share This Post On

Comentarios

  1. Carlos dice:

    Excelente articulo. Me ayuda a comprender que es lo que esta pasando mi hijo, ya que con su mamá estamos separandonos. Espero me puedan ayudar

  2. sofia dice:

    Mi hija paso por lo mismo. Nosotros sus papás no nos dimos cuenta de los problemas emocionales que estaban pasando porque estabamos mucho tiempo en el trabajo. Pero, uds no ayudaron. especialmente a nuestra hija. Siempre estaremos agradecidos

  3. JD dice:

    Como profesor estoy convencido en lo que leo en este articulo. Por eso, recomiendo a los papás a meditar sobre este tema expuesto por este medio

  4. Paula dice:

    Excelente articulo. En verdad me motiva a esforzarme y dar más tiempo a mis hijos, por mi trabajo creí que no podía hacerme espacio para estar con ellos, pero desde ahora dejo las excusas.

  5. nestor3920 dice:

    Por fin una pagina con artículos que nos invitan a la reflexión y no tanto floro barato que nos brindan en otros espacios.Lectura Obligatoria

  6. Judy S. dice:

    Bonito articulo doctor, Desde que mi hijo comenzo a tratarse con Ud a mejorado un monto. Tiene muchos amigos y es más alegre. No hay nada más duro para los padres que ver a sus hijos sufrir. Pero, gracias a ud. él ya esta mejor. Ya termino la terapia, sin embargo estaremos siempre agradecidos. Felicitaciones

  7. Roberto dice:

    Quisiera una cita, creo que mi hija está pasando por algo similar, tenemos quejas en el colegio en algunos cursos. Espero su respuesta. Gracias

    1. Libera dice:

      Gracias por contactarnos. Con mucho gusto lo ayudaremos. Puede comunicarse con nosotros al 242 3590 para solicitara una cita y pedir mayor información. Estamos para ayudarlo.